¿Qué es la reflexología?

La reflexología o reflexoterapia es un tratamiento manual terapéutico que consiste en la presión o masaje de distintos puntos del cuerpo.

Los masajes realizados en la reflexología se realizan normalmente en los pies aunque también pueden realizarse masajes en las manos, el cráneo, las orejas… No obstante, la reflexoterapia de los pies o podal es la más común de todas . Los orígenes de esta técnica manual curativa son difíciles de fechar y localizar, como lo son la mayoría de técnicas ancestrales. Es muy posible que distintas culturas (egipcia, india…) desarrollaran formas parecidas de tratar las enfermedades y patologías. Sin embargo, probablemente la reflexoterapia moderna provenga de Oriente, y más concretamente de la China, situándose de forma imprecisa su origen más de 5.000 años atrás.

¿En qué consiste la reflexología?

La técnica de la reflexología se basa en que las distintas partes del cuerpo están reflejadas en las plantas de los pies y que, masajeando dichas partes, se masajean de forma indirecta o refleja esas otras zonas del cuerpo; de ahí el nombre de la terapia. A través de la reflexología se pueden llegar a tratar los órganos, músculos y otras partes del cuerpo, estimulando los mecanismos autocurativos del propio organismo. Por supuesto, además de todo esto se ejerce tratamiento directo y localizado en los pies, ayudando a tratar y prevenir muchos problemas de la zona. Para su realización no se requiere de ninguna sustancia o herramienta más que las propias manos, si bien acostumbra a utilizar algo de aceite para poder masajear con más facilidad y fluidez.

Reflexología podal

La reflexoterapia forma parte del conjunto de medicinas alternativas o complementarias que trata tanto la parte física del organismo, como la parte emocional. Este último factor es también muy importante para saber sobrellevar una enfermedad o patología y permite incluso llegar al origen para su proceso curativo. Al hablar de la parte terapéutica del masaje debe quedar muy claro desde el principio que la reflexoterapia no sustituye al médico, sino que lo acompaña. Nunca debemos retrasar o posponer una visita médica por el hecho de estar realizando terapia podal.

¿Cómo funciona una sesión de reflexoterapia?

Nuestra primera visita será especial, puesto que el terapeuta nos preguntará cual es el motivo de consulta, nos hará una ficha personal con nuestros datos, una anamnesis y una exploración física, tratando de encontrar allí más pistas sobre el tratamiento a seguir. A partir de ahí se iniciará el tratamiento propiamente dicho, que puede prolongarse tanto como sea necesario (pensemos en las patologías crónicas o de larga duración). Normalmente, a no ser que sea un tratamiento paliativo, sesión tras sesión el paciente debería ir mejorando su calidad de vida, y esto sería una muy buena señal de la idoneidad del tratamiento.

  • Es una terapia que consiste en la presión en distintos puntos del pie.
  • La presión en los pies se refleja en los órganos, músculos… que necesiten ser tratados.
  • Es claramente efectiva para tratar problemas del sistema urinario o como anestésico.