¿Qué es la meditación?

No es sencillo definir qué es la meditación, entre otras cosas porque existen distintos tipos, según el método que se utilice para conseguir alcanzarla. Pero en general, meditar consiste en realizar un “viaje interior” que te permita tomar conciencia tanto de tu propio cuerpo y de tu existencia, como del mundo y de las circunstancias que te rodean.

La meditación es una práctica ancestral, unida a disciplinas y religiones que van desde el budismo hasta el yoga y que ha ido cobrando fuerza en el mundo occidental y en nuestra sociedad, marcada por las prisas y el estrés.

Los que la practican aseguran que son muchos sus beneficios, tanto a nivel físico como psíquico, porque el bienestar y la paz interior que puede llegar a proporcionar se traduce en una vida más plena y activa.

meditación

¿Cómo se practica la meditación?

Aunque te resulte un término algo extraño y desconocido, meditar es sencillo, pero requiere cierta práctica. El fin último es llegar a un estado de autoconciencia que te permita conocerte un poco mejor en todos los sentidos y, además, haga posible que tomes distancia y perspectiva ante los acontecimientos que te afectan cada día.

La meditación, en cualquiera de sus modalidades (Tibetana, Trascendental, Vipassana…) requiere un primer paso, que no es otra cosa que una profunda relajación. Sin ella no es posible la “desconexión” del exterior que requiere meditar.

Un lugar tranquilo, lejos del ruido imperante, y adoptar una postura cómoda es todo lo que necesitas para iniciar el camino a la meditación. Existen distintas técnicas para lograr esa relajación profunda y todas tienen en común el control de la respiración, inhalando y exhalando el aire lentamente, y la toma de consciencia del propio cuerpo. Notar los latidos de nuestro corazón, hacer un recorrido mental, visualizando cada uno de nuestros músculos y articulaciones.

¿Qué beneficios aporta la meditación?

Son muchos y muy variados porque meditar es algo personal, pero según se apuntan desde las diferentes disciplinas, este ejercicio de autoconsciencia, practicado con regularidad, puede proporcionar algunos beneficios como:

  • Mejora la capacidad de atención y de concentración.
  • Incrementa la facilidad y capacidad de aprendizaje.
  • Te “recarga” de energía positiva.
  • Reduce el estrés proporcionando calma y bienestar.
  • Ayuda a valorar cualquier situación cotidiana desde todas sus perspectivas.
  • A nivel físico, incrementa el conocimiento del propio cuerpo y la capacidad para interpretar sus señales ante cualquier síntoma de que algo no marcha como debiera.
Meditación

Tipos de meditación

1. Meditación de Sonido Primordial

La Meditación de Sonido Primordial es una técnica de meditación basada en mantras, enraizada en la tradición védica de la India. Un mantra es una frase que repetida que nos ayuda a llegar al estado de relajación e interiorización que propician el estado meditativo. Los mantras no son frases al azar, sino que son sonidos sagrados que los sabios de la antigüedad utilizaban para su práctica meditativa, porque poseen un gran poder armonizador.

2. Meditación Vipassana

La meditación Vipassana se conoce a menudo como meditación del “insight” y permite ver las cosas como realmente son. También es una práctica de meditación budista tradicional, que se emplea mucho en occidente gracias al Mindfulness. Este tipo de meditación enfatiza la conciencia de la respiración, sintonizando el aire que entra y sale a través de la nariz. También se centra en etiquetar pensamientos y experiencias a medida que surgen.

3. Meditación Zazen (Zen)

La traducción de la palabra japonesa “Zazen” significa “meditación sentada". Muchas personas, cuando visualizan la meditación, se imaginan a una persona en el suelo con las piernas cruzadas, los ojos cerrados y los dedos de las manos en posición Mudra. Esto no ocurre con la meditación Zazen.

Aunque este tipo de meditación se centra en la respiración y en observar los pensamientos y experiencias medida que pasan a través de la mente y en observar las experiencias del medio ambiente, como ocurre en la meditación Vipassana, existen algunas diferencias entre ambos clases de meditación. Una diferencia práctica principal es que en la meditación Zen, el énfasis de la respiración está en el vientre, en lugar de la nariz (como en Vipassana).

Zazen

Otra gran diferencia es que la postura es mucho más estricta en la meditación Zen que en Vipassana, con una atención especial sobre la columna recta, la barbilla agachada y las manos colocadas en una posición especial sobre el vientre. En la meditación Zazen, los ojos siempre deben estar abiertos, con una mirada baja, y en Vipassana, no hay reglas estrictas para la mirada, aunque es habitual que se mantengan los ojos cerrados. La meditación Zen se recomienda para aquellas personas que ya tienen experiencia previa con la práctica meditativa.

4. Meditación Trascendental

La Meditación Trascendental es otro tipo de meditación basada en mantras. Al igual que la Meditación de Sonido Primordial, su origen se remonta a la antigua India y cada persona se le da un mantra personal empleado por cualidades vibracionales para ayudar a calmar la mente. Aunque el propósito de la meditación en ambas formas es similar, existen bastantes diferencias, incluyendo los mantras mismos y cómo se seleccionan, la instrucción de la meditación y el tiempo recomendado para meditar.

5. Meditación Metta o del Amor Benevolente

La meditación Metta o de Amor Benevolente tiene su significado en la bondad incondicional y amistad. Este estilo de meditación también tiene su origen en las enseñanzas budistas, principalmente el budismo tibetano. Tal y como muestran los estudios científicos, la compasión y esta forma de meditación bondadosa y amorosa ha demostrado ser particularmente útil para impulsar la empatía, la positividad, la aceptación y la compasión hacia uno mismo y los demás. Cualquier persona con baja autoestima, altos niveles de autocrítica y un deseo de ser más empático con los demás puede beneficiarse de esta práctica.

6. Meditación Kundalini

La idea principal de este tipo de meditación es que gracias a esta técnica uno despierta su energía Kundalini, situada en la base de la columna vertebral. Cuando esta energía se libera, viaja por la columna vertebral y conduce a una experiencia comúnmente conocida como despertar Kundalini, que en última instancia conduce a la iluminación. Las meditaciones Kundalini pueden incluir técnicas de respiración, mantras, mudras y cánticos para aprovechar el poder de la mente inconsciente. Es una forma energizante de despertar la mente.

Chakras

7. Meditación Chakra

Un chakra es un centro energético en el cuerpo, y tenemos siete de ellos, cada uno ubicado en una zona diferente del cuerpo y cada uno asociado con un color, sonido y propósito energético diferente. Las meditaciones del chakra pueden ser muy poderosas, especialmente cuando se enfocan y se conectan con un elemento en el cuerpo físico o emocional a la vez. Muchas meditaciones del chakra utilizan el sonido, la colocación específica de las manos y las técnicas de visualización para conectarse con los chakras y la energía curativa de éstos.

8. Meditación Tonglen

Este tipo de meditación es budista tibetana y se caracteriza porque la persona que lo practica conecta con su propio sufrimiento en un esfuerzo por superarlo. Nuestra cultura nos enseña a evitar el sufrimiento y huir de él, todo lo contrario que hace la meditación Tonglen.

Esta clase de meditación te enseña a manejar las situaciones difíciles de la vida, pues te permite hacerles frente al desarrollar una actitud de apertura hacia el sufrimiento y al abandonar la negatividad. Se llama también meditación de dar y recibir, y cultiva la compasión y la empatía a través de la respiración, la visualización. La práctica se puede hacer en cualquier posición cómoda, ya sea sentado o reclinado.